Hoy es

La fugaz visita de una Infanta de España a Almoradí

Posiblemente, la fugaz visita a Almoradí de su Alteza Real doña María Isabel de Borbón y Borbón, conocida por todos como “La Chata”, hermana del Rey Alfonso XII, sea una de las crónicas más desconocidas y divertida de nuestra reciente historia.
Pero, efectivamente, el 24 de julio de 1907 el telégrafo anunciaba, a las cinco y cuarto
de la tarde, la salida de Torrevieja del cortejo de la popular Infanta, donde había estado realizando una corta visita turística, con destino a la capital, Alicante.



Desde las tres de la tarde las diferentes comisiones invitadas por nuestro Alcalde, Ricardo García Alonso, el Ayuntamiento en pleno, Clero y una inmensa multitud, que ansiaba la llegada de la Infanta, se encontraban en las afueras del pueblo.
No se escatimó en gastos.
Las dos bandas de música locales “La Infantil” y “La Primitiva”, uniformadas y colocadas en correcta formación, esperaban la llegada de su Alteza para romper en acordes la Real Marcha.

El pueblo entero participó de tan magno acontecimiento con el adorno de sus fachadas, las cuales fueron cubiertas de damascos, flores, banderas y gallardetes. A todo esto, el Casino engalanó también sus balcones con ricas colgaduras de terciopelo, adquiridas para la ocasión, en cuyo Salón Regio esperaba la elegante comisión de señoras encargadas de saludar a la Infanta, luciendo sus mejores galas.
El Paseo y las principales calles fueron limpiadas cuidadosamente y rociadas con agua para evitar que se levantase polvo. Faltaban pocos días para el inicio de la Feria, por lo que fueron adelantados los trabajos de colocación de arcos, banderas é iluminación.
La ocasión lo merecía.

El propio edificio de la Casa Consistorial, y según cronista de la época, “lucía ordenado, y su aspecto era el de un Edén desde el zaguán hasta el salón, con una escalera donde se confundía el mirto, la palmera, el jazmín y la rosa”, y en su salón de plenos se preparó un magnífico banquete, digno de un Rey, mejor dicho, de una Infanta.
Para no alargarme, contaré que el párroco don Pedro Penalva también quiso participar de tan magno acontecimiento, por lo cual la Iglesia lució espléndida y con sus puertas abiertas, y se colocó un rico almohadón de terciopelo con el escudo Real, elaborado por manos artesanas, al pie del Altar mayor, por si la Infanta tenía la necesidad de orar.
Solo faltaba su llegada.
Después de tres largas horas de espera, y con un calor sofocante, propio de finales de julio, las campanas anunciaron la llegada de Su Alteza Real en un automóvil cubierto. Gritos, aplausos, el público vitoreando sin cesar y agitando los banderines repartidos para la ocasión…y las bandas de música, manteniendo la compostura como podían e iniciando la ejecución de la Marcha Real.
El automóvil, por fin, se detuvo a la altura del comité de bienvenida, el cual fue recibido por el Alcalde que saludó a su Alteza Real a quien invitó a visitar nuestro pueblo con un breve, solemne y emotivo discurso, preparado para la ocasión, que fue escuchado atentamente por la Infanta.

Me gustaría contaros otra cosa, pero lo cierto es que, muy educadamente, se disculpó porque llevaba muchísimo retraso en el viaje, tenía que estar a las ocho en Alicante y pasar por Elche, así que se limitó a dejar una buena limosna para los pobres y…salió cortando.
Las campanas enmudecieron. Todos enmudecieron, incluido el Alcalde.
El séquito continuó su vertiginosa carrera en dirección a Dolores, donde al parecer sí tuvo unos minutos, escasos, para visitar la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores.

¿Y…?
Pues poco más, ya sin ninguna prisa, la comitiva se volvió decepcionada,  acalorada y hambrienta por donde había venido, dispuesta a tributarle los honores correspondientes a la mesa con el refrigerio preparado, ante la ausencia de la Infanta.
Comisión municipal, Clero en pleno, invitados y bandas de música, hicieron un alto en la puerta del Casino, situado entonces a mitad del primer tramo de la calle Tomás Capdepón (el actual estaba en construcción), para recoger a las engalanadas, y muy desesperadas, señoras encargadas de saludar a la Infanta, y todos juntos se dirigieron al Salón de plenos municipal dispuestos a acabar cuanto antes con la bochornosa situación, y de paso, con la Real merienda.
Nadie se acordó del pobre campanero que, a la entrada de la ilustre comitiva en la plaza, tenía orden de repicarlas, como inoportunamente hizo, por lo que uno de los coadjutores tuvo que salir en desbandada a enmendar el descuido.

Días después, a la vez que el viaje de la Infanta llegaba a su fin en Valencia, nuestra Feria comenzaba. Lo hacía con el lanzamiento de vistosos globos aerostáticos y con el divertido recuerdo de la fugaz estancia de la Infanta en Almoradí, al que se añadía la crítica de muchos.
-¡Pero hombre de Dios! ¿Cómo se les ocurre publicar un Bando y organizar todo esto sin estar seguros de su parada?.
Como podéis imaginar,  no se habló de otra cosa en las carreras de cintas; ni tampoco en los bailes del Casino, donde cada día, y a petición de una irónica  juventud, daban comienzo con la Marcha Real, algo muy oportuno para sacar a bailar a las mozas, siempre bajo la atenta mirada de sus madres, con un recurrente:

-¿Desea bailar Su Alteza Real?  

PUBLICADO EN EL LIBRO DE FERIA 2014

Imprimir artículo

10 comentarios :

  1. Anónimo10:25 a. m.

    Candela Sansano:
    Qué bien lo has contado, y que rato tan ameno he pasado leyéndolo.
    Buenísimo relato.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:25 a. m.

    Gemma Ortuño Trigueros
    Muy buena y divertida crónica.

    ResponderEliminar
  3. Jesús Mellado JR.11:03 p. m.

    Otra vez como Bienvenido Mr.Marshall, que buena película, con Franco pasó algo parecido, ¿No?. En fin ellos se lo perdieron.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:34 p. m.

    Alberto Berenguer Ferrández:
    Cuando he recogido el libro, lo primero que he hecho ha sido buscar la historia de este año de "LaTorre". Me ha encantado. Simplemente gracias por labor que haces. Excepcional.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:35 p. m.

    Fina Roca Gil:
    Yo tambien te doy las gracias por tu tiempo y dedicacion a la hiatoria de nuestro pueblo.Sigue asi ¡Campeon!,un beso

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:36 p. m.

    Noelia Mata Clemente:
    FELICIDADES y GRACIAS José Antonio por acercarnos la historia de nuestro querido pueblo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo1:06 a. m.

    Muy buen relato. Magnifica forma de conocer la historia sin que te resulte empalagosa. Te pongo matricula. Sigue asi!!.. Felicidades!!!..

    ResponderEliminar
  8. Anónimo3:04 a. m.

    Asuncion Gutiérrez Follana:
    Me recuerda a " Bienvenido Mr Marshall!!!!". Al final se lo tomaron a cachondeo, fue lo mejor q pudieron hacer!!!!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo6:58 a. m.

    Enhorabuena José Antonio por todo lo que haces por el pueblo y su historia. Sigue así!!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo4:14 p. m.

    Me gusta mucho ,pienso que no supo apreciar lo que el pueblo se volco en complacer su corta visita, ella se lo perdio ....

    ResponderEliminar

Si te pareció interesante, no olvides comentarlo y compartirlo en tus Redes Sociales. Gracias.